16 jun. 2014

¿Puede una máquina pasar el test de Turing?


Coincidiendo con el 60 aniversario de la muerte del Alan Turing (7 de junio de 1954), investigadores de la Universidad de Reading organizaron, en la Royal Society de Londres, una prueba para comprobar si las máquinas pueden ‘pensar’ y superar el famoso test del matemático británico.

El experimento consistía en que un equipo de personas planteaba una serie de preguntas mediante el teclado durante cinco minutos y debía juzgar si las respuestas recibidas procedían de un ser humano o de una máquina. Para superar el test se requería que al menos un 30% de los jueces no lo supiera discernir. El ganador fue Eugene, un bot o programa informático desarrollado en Rusia por los investigadores Vladimir Veselov –actualmente en EE UU– y Eugene Demchenko. Se trata de un software que simula las respuestas de un adolescente de 13 años, y que consiguió engañar al 33% de los evaluadores, haciéndolos pensar que era una persona la que respondía al otro lado del ordenador.

Esta prueba ha despertado gran interés en los medios de comunicación y las redes sociales, pero no tanto en los científicos e ingenieros que trabajan en el campo de la computación y la inteligencia artificial.

El profesor Ramón López de Mántaras, del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (IIIA-CSIC), afirma: "Que un botdesarrollado 'específicamente' –y subraya esa palabra– para pasar el test, lo haya superado, no tiene en absoluto ninguna relevancia para la inteligencia artificial. Demuestra habilidad por parte de los programadores, pero nada más".

"Además el test de Turing únicamente podría tener alguna relevancia para medir de alguna forma el progreso en aquellos aspectos de la inteligencia que son verbalizables –añade–, ¡pero la inteligencia es mucho más! Se trata de un test que no sirve para medir el progreso hacia la inteligencia artificial actual".

Artículo completo en SINC
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario