5 nov. 2014

Mejor un viaje que un vestido

¿Quién no ha salido de compras alguna vez cuando se sentía infeliz o deprimido?

Este comportamiento se basa en la idea comúnmente aceptada de que la adquisición y posesión de bienes proporciona felicidad. Sin embargo, una abundante producción científica en el campo de la psicología económica desde comienzos de este siglo está echando por tierra esta percepción del consumo, mientras se abre paso la idea expuesta por Thomas Gilovich, profesor de Psicología en la Universidad de Cornell, de que la compra de vivencias produce mucho más placer que la adquisición de bienes. En un artículo titulado "Waiting for Merlot: Anticipatory Consumption of Experiential and Material Purchases", escrito por Gilovich, Mathew Killingsworth y Amit Kumar y publicado recientemente en la revista académica Psychologial Science, explican por qué las personas obtienen más placer de la anticipación de experiencias que van a comprar. En cambio, la espera por la adquisición de un bien se encuentra asociada muy frecuentemente con la impaciencia más que con la anticipación del disfrute.

Artículo completo  
Kumar, A., Killingsworth, M.A., Gilovich, T. (2014). Waiting for Merlot: Anticipatory Consumption of Experiential and Material Purchases. Psychological Science, 25 (10), 1924-1931. Recuperado de: http://pss.sagepub.com/content/25/10/1924 (solo abstract)

No hay comentarios:

Publicar un comentario