11 abr. 2013

El aburrimiento en ocho fáciles pasos

¿Estás o eres aburrido? Piensa bien antes de dar un diagnóstico. La respuesta a esta pregunta puede ser definitiva para tu vida social. Aunque lo habitual es que nadie se defina a sí mismo como un ser gris y aburrido, este es un juicio que emiten los otros. Los estudiosos del aburrimiento, que no son pocos como veremos, hacen notar que tiempo atrás el mundo se dividía entre lo feo y lo bonito; ahora, entre lo interesante y lo aburrido. La academia, esa industria seria y trascendente, ha puesto otra vez de moda el estudio del aburrimiento. Antes, en el siglo XVIII, lo habían hecho los filósofos y pensadores de la Ilustración; en los últimos dos años, varios psicólogos y neurólogos han vuelto sobre el asunto y han publicado libros que prometen ser la radiografía de esa condición humana, que unos expertos consideran “ligeramente molesta”; otros, “una emoción humana inevitable”, y algunos, “un recurso adaptativo de la especie humana”. Lo cierto es que para el resto de los mortales aburrirse se ha convertido en una plaga a erradicar. Ser etiquetado de “aburrido” es casi motivo de exclusión social, así que por evitarlo somos capaces de cualquier cosa. El psicólogo Rafael Santandreu, autor del libro El arte de no amargarse la vida (Oniro, 2011), me dijo en una entrevista: “Resulta increíble la cantidad de personas que temen al aburrimiento. Es una gran estupidez colectiva. Aburrirse es casi indoloro, y solo produce malestar porque nos decimos a nosotros mismos cosas del estilo: ‘¡Oh, no, estoy aburriéndome! ¡No me debería aburrir!”.

Artículo completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario