4 abr. 2013

¿Por qué no solemos aceptar los buenos consejos?

A diario recibimos decenas de consejos. No sólo en el trabajo o en casa, también en los medios de comunicación, dónde cada vez son más habituales los reportajes sobre bienestar o autoayuda, a través de las redes sociales y hasta en las vallas publicitarias. Estamos saturados de consejos pero, aunque la mayoría sean positivos y nos podrían ayudar a ser más acertados en nuestra toma de decisiones, nos negamos a aceptarlos.
En su nuevo libro, Sidetracked (Harvard Business Review Press), la psicóloga de la escuela de negocios de Harvard Francesca Gino, explora los elementos que influyen en nuestra toma de decisiones y presta especial atención a los consejos que recibimos de nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo. Según explica Gino, en las dos últimas décadas cientos de estudios han demostrado que nuestras decisiones son más acertadas cuando aceptamos los comentarios de las personas que nos rodean. Pero pese a la evidencia, nos ponemos la zancadilla constantemente al rechazar la ayuda de otros. Y siempre lo hacemos por las mismas cuestiones.

Noticia completa

No hay comentarios:

Publicar un comentario